Una invitación Divina

Tema : La comunión con Cristo.
Texto : “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.”Apocalipsis 3:20
Propósito : Ejercer un llamado al creyente a no descuidar nuestra comunión con el Señor.
Introducción : La iglesia de Laodicea era, por su situación geográfica, un gran centro comercial y administrativo. Era famosa por sus telas y alfombras; destacada por su gran centro bancario y conocida por su gran escuela médica. Poseían de todo menos la comunión con el Señor. Por ello, el Señor les hace un llamado urgente, una invitación divina a una comunión plena.
Proposición : Analicemos cinco características de esta invitación divina que el Señor hace a su Iglesia.

I. MUESTRA EL GRAN INTERÉS DE DIOS POR SU PUEBLO”He aquí, estoy a la puerta y llamo”
A. 1. La iglesia de Laodicea necesitaba de inmediato la presencia divina. Su situación era realmente terminal. Habían caído en la más absoluta indiferencia espiritual, confiaban más en sus posesiones que en su Señor.
B. Ilustración: La vida del sacerdote José Damián Veuster.En 1873 llegó a Molokai, Hawaii a trabajar a una colonia de leprosos. Después de doce años creyó haber fracaso y regreso a su tierra. Al ver que había contraído la lepra, comprendió la necesidad de los que había dejado y regreso junto a ellos para un año más tarde morir de tan terrible enfermedad.
C. El Señor está consciente de nuestra real necesidad, por ello regresa una y otra vez a nosotros para atender a nuestra necesidad.
D. No nos dejemos impresionar por cosas que nos deslumbran y lleguemos a creer que no tenemos necesidad. Sí llegamos a este estado entonces seremos “desventurados, miserables, pobres, ciegos y desnudos.” (v.17)

II. REQUIERE DE NUESTRA ATENCIÓN INMEDIATA”Si alguno oye mi voz”
A. 1. La buena situación económica de los laodicenses les llevó a un pensar que lo poseían todo. Buenos vestidos, opulencia en el vivir, buena atención médica.2. Esta visión de las cosas les hizo pensar que no necesitaban nada. Es común entre los hombres considerar que la seguridad se encuentra en los bienes que posee. Su condición social es su mejor aliado. ¡Cuán equivocado es razonar así!
B. Ilustración: En cierta oportunidad, Jesús relato la historia de un hombre rico cuyo único afán era acumular riquezas. No prestó atención a lo que era más importante, su alma. Las consecuencias de su atención equivocada llevaron al acaudalado hombre a ser el más desgraciado de todos. Cuando llegó su hora no encontró consuelo y solución a su negligente conducta y terrible destino.
C. No debemos dejar que nuestra condición nos haga pensar que no necesitamos nada. Sí ello llegará a ocurrir entonces será evidencia que somos “desventurados, miserables, pobres, ciegos y desnudos” (v. 17).
D. Si él está a tu puerta, atiende a su llamado, y toma de él aquello que tu ser interno necesita.

III. DEMANDA UNA ACTITUD DISPUESTA”…Y abre la puerta…”
A. 1. No basta con reconocer la propia condición. No es suficiente conocer aquello que necesitamos. Es necesario mucho más, es necesario tomar, apropiarnos y atesorar aquello que nos hace falta.
B. Ilustración: La parábola de los dos hermanos
C. El Señor nos aconseja a tomar de él aquello que nos hace falta, “oro refinado vestidos blancos.
D. Tomemos del Señor oro refinado para ser ricos y vestiduras blancas para cubrir nuestra desnudez. Unjamos nuestros ojos con colirio para despejar nuestra vista y podamos ver así nuestra verdadera condición.

IV. RESULTA EN UNA COMUNIÓN PERFECTA”…Entraré a él y cenaré con él, y él conmigo.”
A. 1. ¿Cuántos hombres han deseado tener una relación perfecta con otra persona, pero jamás lo han logrado?2. Jesús coloca a nuestra disposición la mejor de las compañías, la suya.
B. Ilustración: El gran misionero del continente negroDavid Livingstone (1813-1873). Misionero por treinta años en Africa, quien viajo 45.000 kms. Llevando el evangelio de Cristo. Escribió el día 19 de marzo de 1872, en su diario vida lo siguiente: “Mi Jesús, mi Rey, mi Vida, mi Todo; nuevamente dedico mi ser entero a ti.” Un año más tarde fue encontrado muerto, de rodillas junto a su cama, como si estuviera orando. Sus “hijos” en la fe, viajaron por la selva durante ocho meses llevando el cuerpo de Livingstone hasta la costa pare ser llevado a su tierra natal, Escocia.
C. La comunión con Cristo nos permite ahuyentar los temores que la vida diaria nos infringe. Miles de personas se encuentran sumidas en la desesperación, la angustia y la depresión. Cientos de ellas mueren cada día sin poder escapar a su condición. La compañía de Jesús es el antídoto para ello.
D. Busquemos la comunión perfecta con nuestro Señor. Así seremos ricos, estaremos vestidos de vestiduras blancas y veremos con claridad todas las bendiciones que en Cristo poseemos.

Conclusión : La comunión con nuestro Señor es una de las prioridades de nuestra vida. Sí él nos llama a abrir nuestro corazón, dejemos que entre a enriquecernos y proveernos de una comunión perfecta.

Por Juan C. Castro A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *